Un ejemplo de aprendizaje experiencial - la enseñanza en la PNL Remodelada

Este texto es un extracto del artículo 14 en la serie "Re-modelar la PNL" de John McWhirter. El Titulo del Artículo es Re-modelar el Modelar. Este extracto contrasta bastante bien el uso  de la "didáctica tradicional con prácticas" y  el aprendizaje experiencial.


Implicaciones para la formación en PNL

Hacia finales de los años 80 cambié mi forma de enseñar la PNL en el formato tradicional a formar en PNL como modelado. Esto precisaba una aproximación muy diferente a la formación.

Formación Tradicional en la PNL

La aproximación tradicional a la formación en PNL, especialmente para enseñar rapport, agudeza sensorial y técnicas, emplea la secuencia siguiente:

1. El formador presenta el tema.
2. El formador dice: describe los pasos del protocolo.
3. El formador muestra: demostración.
4. Los participantes hacen: el protocolo.
5. El formador dice: dónde ha ido mal/ dónde ha ido bien.

Este patrón es muy bueno para aprender de memoria y para la formación en habilidades mecánicas.
Aunque a veces se denomina aprendizaje experiencial se podría llamar, de modo más preciso, aprendizaje didáctico con refuerzo experiencial, ya que el aprendizaje se hace inicialmente mediante las instrucciones que luego se refuerzan viendo y haciendo. Cuando al final te toca el turno sabes lo que te espera y hay, por tanto, poca cabida para más aprendizaje.

Límites y beneficios de este patrón

Uno de los beneficios más importantes es que es conocido. Es el estilo antiguo de aprender en los colegios. Proporciona un sentido de seguridad porque a través de las técnicas siempre sabes lo que debería estar ocurriendo. Al mismo tiempo es una de sus mayores debilidades. En casos extremos perpetúa un estilo de aprendizaje dependiente, repetitivo, en el que no se cuestiona nada y pone la atención en los pasos de la técnica en lugar de hacerlo en lo que es diferente o desconocido del cliente.
Otra limitación en potencia muy importante en la aproximación “por técnicas” es que “un solo producto no vale para todos”. Los seres humanos son muy creativos. Crean nuevas situaciones y problemas o variaciones sobre las ya conocidas para las que no tenemos productos pre-hechos. Ésta es la realidad que encaran los terapeutas y consultores cuando salen del aula de PNL donde se empaqueta todo para encajar con la técnica que se está enseñando.
La aproximación por técnicas también entraña otro peligro que se pasa por alto, que es el de transferencia de teoría o modelo. Tradicionalmente la transferencia ha sido una cuestión primordial para las escuelas analíticas de terapia (por ejemplo la freudiana), en la que el cliente puede transferir una relación problemática con su padre, por ejemplo, a la relación con el terapeuta. Sin embargo, un ejemplo de transferencia que se pasa por alto (o al menos no he podido encontrar nada escrito en detalle sobre el tema) y que debería ser de primera importancia para una terapia basada en la teoría y que detalla las relaciones terapeuta-cliente, es la de transferencia de teoría/modelo. Esto es cuando un terapeuta transfiere su relación con su teoría/modelo al cliente. Cuanto más dependiente sea un directivo o terapeuta de sus modelos y técnicas más propenso es a caer en este tipo de transferencia.
Después de las sesiones tradicionales de formación de PNL, los terapeutas a menudo “notaban” que, durante las semanas posteriores, muchos de sus clientes necesitaban precisamente aquellas técnicas que se habían presentado el fin de semana anterior. Creo que esto es, con frecuencia, un ejemplo de transferencia ¡y no una curiosa coincidencia!

Formación de PNL en el modelado

Los puntos fuertes de una aproximación por técnicas se convierten en debilidades cuando se trata de aprender a modelar. Al modelar no sabes y tienes que construir un modo de comprensión. Esto también ocurre en situaciones reales si no imponemos nuestros modelos sobre ellas. Para enseñar a modelar se precisa una secuencia muy diferente. Las habilidades centrales tienen que ver con construir un modelo. Es necesario, por tanto, empezar sin nada y estar abierto a todo lo que ocurre. La aproximación tradicional era desastrosa para enseñar esto.

Ésta es la nueva secuencia que desarrollé para enseñar a modelar:

  1. El formador presenta el tema: una configuración (set up) abierta, enfoque sobre el tema a explorar, lo suficiente para que los participantes tengan un sentido y una sensación general del tema.
  2. Los participantes hacen: sin idea fija, sólo lo suficiente para centrar la exploración.
  3. Los participantes comprueban: ¿qué han sacado?
  4. Los participantes cuentan: comparten la variedad de experiencias.
  5. El formador demuestra/cuenta: presenta el modelo formal.
  6. Los participantes comprueban con y contra su propia experiencia.
  7. Juntos identifican las variaciones en los resultados y los límites del modelo.

Esto es una aproximación mucho más experiencial ya que el patrón empieza con la creación de una experiencia antes de estructurarla mediante la puesta en común y lo que se cuenta.

Los límites y beneficios de este patrón:

Los límites son: la dificultad inicial que acarrea que sea algo nuevo y el esfuerzo añadido que supone aprender de esta manera diferente. Además, la inseguridad de no saber cuál es la “respuesta correcta”, aunque es más realista y útil, puede ser muy incómoda. Pero aquí radica su gran fuerza. En la vida real no sabes, de hecho, exactamente lo que va a pasar.
Incluso cuando utilizas una técnica no sabes realmente todo lo que puede pasar y la falsa impresión de que existe una certeza puede conducir a pasar por alto lo nuevo y diferente, las variaciones y excepciones.

También vale la pena notar otro patrón.
1. El Formador hace: crea una experiencia.
2. El Formador le dice al participante que su inconsciente lo está entendiendo.

Este patrón NO incita a pensar. De hecho, ni siquiera se precisa de mucha experiencia. Aunque esta secuencia podría constituir una descripción certera no conduce a más aprendizaje. Es difícil usar algo que no sabes exactamente dónde está. (Si yo te dijera que había puesto comida en tu casa sin decirte dónde, cómo encontrarla ni qué hacer con ella y no la pudieras encontrar ¿me creerías? ¿Lo encontrarías útil?) También se presta a sinsentidos transmitidos sin escrúpulos y me he encontrado con muchos en los campos más amplios de terapia y formación en PNL.
Afortunadamente una aproximación de modelado abre esto a examen: ¿Qué es lo que estamos entendiendo? ¿Cómo exactamente lo estamos pillando? ¿Dónde se notará? ¿Si no se nota de quién es la responsabilidad?
El aprendizaje inconsciente es igual de sistemático que el aprendizaje consciente aunque diferente en lo específico. Si el cliente no puede comprobar que tiene el aprendizaje, tampoco lo puede hacer el formador. La aceptación ciega no es un aprendizaje desarrollativo. Es la base de los dogmas y de la ignorancia, así como de todos los problemas que emanan de allí. Y ya hay demasiado en el mundo.
Como resultado de todo lo mencionado aquí he cambiado radicalmente el modo en que enseño PNL en los niveles de Practitioner y Master Practitioner. Ahora lo hago como ejemplos de modelar, donde cada habilidad se enseña y comprueba utilizando el modelo experiencial. Estoy muy satisfecho con la profundidad que ha ido alcanzando el aprendizaje, con el hecho de poder vivir la actitud de la PNL de curiosidad y asombro, y con la importancia que adquiere el aspecto práctico para los participantes que, así están más preparados para llevar la PNL al mundo real con sus retos y dificultades únicos.

No comments:

Post a Comment